Exclusivo sistema de microdermoabrasión Turbo Flow

La microdermoabrasión permite realizar una exfoliación suave de la piel al remover de forma mecánica y controlada las células muertas de la epidermis, dando paso a una nueva piel más radiante, suave y firme. A través de su exclusivo aplicador Turbo Flow con sistema de proyección en espiral rotacional, el DermaMax aplica de forma controlada un suave fluyo de cristales de óxido de aluminio, cuyas propiedades abrasivas permiten lijar la piel delicadamente. Esto promueve la reparación y la regeneración celular, aumenta la circulación e incrementa la producción natural de colágeno al estimular la actividad de los fibroblastos.

El Turbo Flow permite rejuvenecer visiblemente la piel en minutos sin dolor ni tiempo de recuperación, y es el único sistema del mercado que asegura una abrasión perfectamente uniforme y sin riesgo de rayones, moretones, irritación o incrustación de cristales. La microdermoabrasión es una excelente opción para el tratamiento del daño solar, el envejecimiento y el acné. En pocas sesiones se reduce notablemente la apariencia de líneas finas y arrugas, poros agradados, manchas, cicatrices y estrías, logrando una piel más sana y joven por mucho más tiempo.

 

 

Energía de luz LED

Esta técnica se basa en el uso de diodos emisores de luz para generar una respuesta celular a través de los cromóforos de la piel, induciendo cambios positivos en los tejidos. Utilizando electrodos especializados, el DermaMax aplica a la piel luz del espectro visible a diferentes longitudes de onda, la cual penetra en profundidad para activar sus mecanismos de reparación y tratar una diversidad de condiciones. A diferencia de otras técnicas más agresivas que provocan quemaduras térmicas, la luz LED estimula una respuesta curativa sin causar lesiones, dolor o efectos secundarios.

Los LEDs super luminosos utilizados por el DermaMax son diez veces más potentes que los LEDs regulares, logrando resultados más rápidos y duraderos en cualquier tipo de piel, desde la más clara hasta la más oscura, sin los efectos secundarios asociados a otras técnicas. La luz roja a 640 nm incrementa el metabolismo celular y la síntesis de ATP, y aumenta cinco veces la producción de colágeno y elastina para devolverle su elasticidad y reducir las cicatrices, líneas finas, arrugas y poros agrandados. La luz verde a 525 nm disminuye la producción de melanina para reducir las manchas rojas y la hiperpigmentación, mientras que la luz amarilla a 590 nm reduce el enrojecimiento y la irritación. En el tratamiento del acné simple e inflamatorio se emplea la luz azul a 420 nm, la cual destruye la bacteria que lo causa (P. Acnes) eliminando efectivamente la infección.

 

 

Exclusiva tecnología de microcorrientes pulsadas

Las microcorrientes pulsadas son impulsos eléctricos, similares a las corrientes bioeléctricas naturales del cuerpo, las cuales se aplican a la piel con el fin de tonificar los músculos flácidos. Al penetrar profundamente de forma no invasiva, esta combinación única de dos corrientes permite reeducar los grupos musculares estimulando sus neuro-recepetores y regenerando los tejidos para un efecto de lifting instantáneo.

Las microcorrientes pulsadas, exclusivas del DermaMax, ayudan a abrir la ruta iónica de la membrana celular y mejoran la comunicación entre el núcleo de la célula y la energía intracelular. Esto promueve la regeneración y la reparación del ADN, necesaria para el proceso de rejuvenecimiento. Esta tecnología de punta es completamente segura y en pocas sesiones levanta y reafirma el contorno facial, el contorno de los ojos, los pliegues nasolabiales y el escote.

 

 

Corrientes galvánicas

Las corrientes galvánicas bipolares con ondas balanceadas son utilizadas para aumentar la penetración transdérmica de productos tópicos cuyos principios activos rejuvenecen naturalmente. Dado que la capa más externa de la piel (estrato córneo) es una barrera efectiva, la corriente eléctrica continua es aplicada para favorecer el transporte de moléculas cargadas que no pueden penetrar por simple difusión (parches transdérmicos, geles o cremas). A través del uso de la fuerza electromotora, las moléculas cargadas cruzan la barrera, según el campo eléctrico utilizado, lo que permite que éstas sean absorbidas por los tejidos con mayor facilidad para llegar a profundidades donde pueden ejercer su acción efectivamente.

Esta técnica de transporte asistido eléctricamente aumenta, de forma no invasiva, la respuesta terapéutica de sustancias que combaten los radicales libres para tratar los signos del envejecimiento y el daño solar. Sus principios activos ayudan a aumentar la elasticidad de la piel y tratan efectivamente las arrugas, manchas y cicatrices, entre otros problemas de la piel, sin provocar lesiones ni causar irritación.

 

 

Go to top